Las bombas de impulsión, trabajan para poder transportar fluidos en las tuberías pero el aire y los gases que se acumulan en el sistema presurizado, dificultan esa tarea generando un sobrecoste energético innecesario. Esto se debe a que el aire disminuye la sección de la tubería, aumentando así la velocidad del fluido y las pérdidas de carga en esa sección.

La consecuencia del aumento en la velocidad del flujo, además de los sobrecostes energéticos, es el incremento en los costes de mantenimiento de las bombas por su desgaste prematuro. A nivel mundial, los sobrecostes energéticos mencionados se estiman en más de 3.500 millones de euros.

Por esta razón, Hidroglobal suministra las innovadoras ventosas ARI tratando este problema de manera eficaz y económica, ayudando a los empresas a reducir sus costes hasta un 20%.

Este producto también está disponible en: América del Sur y Central