La reducción de los gases de efecto invernadero y la adaptación a los efectos del cambio climático es posible gracias a una gestión del agua más sostenible y coordinada. Así lo afirma el presidente de ONU-Agua y del Fondo internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA), Sr. Gilbert F. Houngbo.

La solución se encuentra en la coordinación de los distintos sectores para establecer medidas contra las sequías e inundaciones y prevenir la imprevisibilidad de los recursos hídricos. Debemos garantizar que las comunidades y empresas dispongan del agua que requieren para llevar a cabo sus funciones. Además, es importante trabajar en un suministro de agua más sostenible que favorezca a la reducción de las emisiones de carbono para reprimir el desarrollo del cambio climático. La exponencial necesidad de agua y la energía que requiere el tipo de suministro actual, supone un aumento en los tratamientos, transporte y bombeo de agua provocando una mayor emisión de gases de efecto invernadero.

Muchos países, ya están instaurando soluciones, pero aún queda mucho camino que recorrer. La planificación nacional y regional tiene un papel fundamental en esta lucha. Se debe aumentar la inversión para mejorar las los datos hidrológicos, el desarrollo de la educación y de la capacidad, las evaluaciones de riesgos, las instituciones y el intercambio de conocimientos.

Fuente: Redacción Iagua

Este producto también está disponible en: América del Sur y Central