A menudo las compañías de agua tienen que asumir las pérdidas de agua no contabilizadas debido a la dificultad de los contadores para medir caudales muy bajos. Cada contador, según su diseño, tiene un caudal mínimo por debajo del cual no puede medir o bien los errores de medición son elevados. En el caso de contadores antiguos el problema es aún más grave.

Para solucionar este problema existe el UFR (Unmeasured-Flow Reducer). El reductor de caudales no medidos, UFR, es un dispositivo muy sencillo que modifica la forma en que el caudal de fugas pasa a través del contador, de manera que esté por encima del caudal mínimo del contador y pueda ser registrado.

El UFR es un dispositivo de pequeñas dimensiones que se instala aguas abajo del contador y que cumple una doble función:

  • Actúa como válvula de retención
  • Permite que se midan correctamente los caudales muy pequeños

Su principio de funcionamiento se basa en abrirse solamente cuando el caudal es superior al caudal mínimo del contador. Para ello, una vez elegido el modelo adecuado al contador, el UFR abre cuando la presión aguas abajo disminuye 0,4 bar con respecto a la presión aguas arriba. Entonces deja pasar un caudal, que el contador es capaz de medir, hasta que las presiones aguas arriba y aguas abajo se igualan y se cierra el UFR.

Con este proceso el UFR hace que el contador funcione en forma de ciclos, solamente cuando se acumula un caudal superior al caudal mínimo a intervalos regulares. De esta manera las compañías de aguas pueden contabilizar todas las fugas, por mínimas que sean.

Cuando el caudal está por encima del caudal mínimo el UFR permanece abierto sin interferir en el normal funcionamiento del contador.

Este producto también está disponible en: América del Sur y Central